Todos esto que ves son toneladas de cáscara de naranja, no creerás los que paso 16 años después

Todos los días, vemos como nuestros bosques y selvas van desapareciendo poco a poco. Muchos de ellos son víctimas de incendios que arrasan con kilómetros de ellos. Otros, como es el caso de Latinoamérica, son suplantados por plantas de aceite de palma.

Todo esto simplemente para alimentar una gran industria que acaba con el planeta. Sin embargo, no debemos perder la esperanza. Todavía quedan personas con buenas intenciones que quieren salvar el planeta.

Por eso, desarrollan ideas sencillas, pero que tienen un efecto muy positivo en el medio ambiente. Este es el caso de 2 ecologistas, quienes decidieron usar la cascara de naranja para salvar un bosque. 16 años después, quedan asombrados por los resultados que consiguieron con esta sencilla idea.

A mediados de los años 90, los ecologistas Daniel Janzen y Wannie Hallwachs quisieron montar una empresa local en Costa Rica. Su plan era que las empresas tiraran las cascaras de naranja en la selva. En cambio, ellos podrían hacerse cargo de esa parte de la selva. El gran problema aquí era que las maquinarias habían destruido la selva. Pero lo que tenían planeado los ecologistas podía hacer la diferencia.

Arrojan 12 mil cascaras de naranja

Después de mucho luchar y batallar, lograron montar su propia empresa. Entonces, un año más tarde, llegó el momento de poner en marcha su plan. Ahora, mil camiones estarían transportando unas 12 cascaras de naranja en el suelo de la selva. Entonces, estas cascaras de naranja permanecerían allí por toda una década.

En los inicios de su proyecto, Janzen había colocado una señal para poder encontrar dicha zona cuando regresaran. Pues bien, después de haber pasado 16 años, estos ecologistas regresaron. Sin embargo, no pudieron encontrar la señal por ninguna parte. Aunque buscaron y rebuscaron, no pudieron hallarla nueva vez.

Sin embargo, ambos sabían que estaban en el mismo lugar, pues podían reconocer algunas cosas. No obstante, debieron reconocer que el paisaje estaba muy cambiado. Fue en ese momento cuando reconocieron lo que había logrado las cascaras de naranja. Estas habían transformado en su totalidad todo un paisaje.

Luego de 16 años, las cascaras de naranja habían creado las bases para que un nuevo paisaje surgiera. La selva había vuelto a cobrar vida. Los arboles estaban grandes y fuertes, y hasta nuevas especias habían surgido. Incluso algunas comadrejas encontraron su hogar entre la nueva vegetación que había surgido. En la siguiente imagen podrás ver de izquierda a derecha, la transformación que hubo en solo 16 años.

Un gran descubrimiento

Este es un gran descubrimiento por parte de Janzen y Hallwachs. Los hechos demuestran que una selva muerta puede volver a vivir. Si aplicamos métodos parecidos, podemos recuperar muchos bosques y disminuir los efectos del cambio climático. Sin duda, este es un tema en el que todos podemos cooperar y poner de nuestra parte.

La universidad de Pricenton publicó un estudio recientemente donde habla sobre este tema. El hecho de que los ecologistas no hayan podido encontrar la señal que dejaron, muestra el poder de la naturaleza. Esta tuvo la capacidad de cambiar en su totalidad el entorno. Todo esto gracias a la ayuda que le brindó la cascara de naranja.

Vea también: Hallaron a este bebé abandonado en lo arbusto, cuando vieron estómago entienden lo terrible

De esta historia aprendemos algo muy interesante: cambios pequeños e insignificantes pueden hacer la diferencia. Lo único que utilizaron estos ecologistas fue la cascara de la naranja. Eso fue suficiente para tener un resultado increíble. Por eso, no dudes en hacer pequeños cambios, así tu también estarás velando por el bienestar del planeta. Si piensas que podemos salvar el mundo con nuestras acciones, comparte este artículo en tus redes sociales.

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”