Pon algunas cerillas de fósforo alrededor de tu plata favorita, no podrás creer lo que pasara

La jardinería puede ser una de las actividades más remuneradoras que podamos realizar. Por eso, muchas personas se dedican en cuerpo y alma a atender su jardín. Y es que, ver como tu planta va creciendo y dando flores y frutos, eso no tiene precio.

Esta es, por decirlo así, la recompensa que recibimos por todo nuestro duro trabajo. Especialmente a las mujeres les gusta tener un bello jardín en su hogar. Algunas cuentan con un patio espacioso que le permite tener muchas plantas.

Otras tienen jardines más pequeños por cuestiones de espacio. Pero sin importar el tamaño de nuestro jardín, lo importante que es cada planta de mantenga en buen estado.

En el peor de los casos, puede que tu casa no tenga un patio donde puedas hacer tu jardín. Pero esto no quiere decir que debas resignarte a vivir sin tener ni una planta a la cual cuidar. Muchas escogen una planta pequeña que puedan mantener dentro de casa. De esa forma se entretienen con su planta y no abandonan su pasión.

Tener al menos 1 planta dentro del hogar es algo muy bueno para toda la familia. Como sabemos, estas se encargan de purificar el aire y aumentar el oxígeno del mismo. Sin embargo, sabemos que es todavía más difícil mantener una planta en buen estado dentro de la casa. En este caso, debemos darle mucho más cuidado que si estuvieran afuera en un jardín.

Una planta en el hogar debemos regarla, solearla, y atenderla a veces hasta más que si estuviera en otro lugar. Por eso tal vez necesitemos invertirle más tiempo para mantenerla en buen estado. Sin embargo, estos no son los únicos problemas a los que se puede enfrentar una planta dentro de casa.

Plagas en la planta

Puede que alguna vez hayas tenido una planta dentro de casa que estaba muy linda. Sin embargo, de un momento a otro empezó a perder su belleza y terminó muriendo. Pero ¿por qué sucedió eso? Puede que dedicaras mucho tiempo a regarla, solearla, y brindarle todas las atenciones del mundo. Aun así, la planta murió.

Esto puede suceder por varias razones. Una de las más comunes son los parásitos y plagas que atacan tus plantas. Estos pueden llegar a ser muy difíciles de ver a simple vista, lo que dificulta su detección. Por ello, muchas solo se dan cuenta de ello cuando ya es demasiado tarde y no pueden hacer nada. Nosotros no queremos que ese sea tu caso.

Para tratar de combatir los parásitos y plagas, algunas utilizan productos químicos. Aunque estos pueden eliminar los parásitos y plagas, también provocan daños a las plantas. Por eso te hablaremos de un método natural y sencillo de dar solución a este problema. Presta atención a la siguiente instrucción.

Qué necesitaremos:

– Cerillos de fosforo (1 caja).

Aplicación:

Quizás te estés preguntando en este momento ¿Qué tienen que ver los cerillos con la salud de mi planta? Pues bien, por si no lo sabías, la cabeza de los cerillos es rica en azufre y fósforos. Estos minerales son esenciales a la hora de combatir las plagas y los parásitos de cualquier planta. Por eso, son muy buenas para devolverle la salud a tus flores.

La manera de utilizarlo es clavar unos cuantos de ello con la cabeza hacia abajo en la tierra de la maceta donde tienes la planta. Esto hará que los minerales del cerillo se esparzan en la tierra y aleje las plagas y parásitos. Como resultado, en muy poco tiempo podrás notar como tu planta recobra la fuerza y vitalidad.

Vea también: Muchos creen que la canela sólo se usa para cocinar, pero yo hago magia con ella en mi jardín

Los químicos agresivos no tienen por qué ser siempre la solución a los problemas de tu planta. Como puedes notar, hay soluciones sencillas como estas que puedes ser de gran utilidad. Si tienes este problema, te animamos a que la pongas en práctica y compruebes los resultados. Si quieres que tus amigas también se enteren de esta maravilla, comparte esta información en tus redes sociales.

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”