La espantosa historia de la mujer silicona que murió por un kilo de plástico y cirugías en su cuerpo

Todos los excesos nos hacen daño, un daño irreparable. Un claro ejemplo de ello es la joven Kristyna Martelli, quien a los 17 años comenzó a modificar su cuerpo. A esta tierna edad, decidió por primera vez someterse a una cirugía plástica que sería el inicio de muchos problemas.

Todo esto solamente por conseguir una figura perfecta, que toda mujer desearía tener. Luego de ver los resultados que consiguió con la primera operación, quedó encantada. Por eso, Kristyna decidió pasar los próximos 5 años haciéndose otras operaciones.

Para esta mujer, transformar su cuerpo se convirtió en su vicio. Pero, al igual que todo vicio, este le trajo muy malas consecuencias de las que nadie la salvaría.

Luego de un tiempo y tras muchas cirugías, esta mujer conmocionó a todo el mundo con su cuerpo. Un claro ejemplo de ello se puede ver en su cuenta de Instagram, donde consiguió más de 600 mil seguidores. Muchos de los usuarios le manifestaban su apoyo y la animaban a seguir operándose. Pero también encontraba otros usuarios que desaprobaban esta idea.

La mujer silicona

Como era de esperarse, un grupo de personas la criticaba fuertemente, alegando que su obsesión la llevaría a la muerte. Y es que, en realidad ella estaba obsesionada, pues se realizó unas 100 intervenciones quirúrgicas con solo 23 años. Por ello, a esta mujer se la empezó a conocer con el nombre de la mujer silicona.

Por desgracia, en su cirugía número 101, esta mujer presentó graves complicaciones. En medio de la operación sufrió de un paro cardíaco debido a que su cuerpo no soportaba tantos cambios. Aunque los médicos hicieron de todo para salvarla, no pudieron conseguirlo. Finalmente, la mujer silicona terminó muriendo en medio de la operación.

Esto es un claro ejemplo para las muchas mujeres que quieren conseguir un cuerpo perfecto de la noche a la mañana. Como vemos, esta mujer intentó transformar su cuerpo al extremo y no soporto. Tampoco ninguna otra mujer va a poder soportar tantas operaciones en tan poco tiempo. De modo que, si estás planeando someterte a cirugías plásticas, te recomendamos que le pienses bien.

Lamentablemente, esta mujer no pudo ver el peligro al que se estaba exponiendo y sufrió las consecuencias. Pero más lamentable es que nadie la haya podido ayudar a recapacitar antes que fuera demasiado tarde. Su obsesión por las cirugías plásticas terminó acabando con su propia vida. Esta es su triste historia y la de muchas mujeres alrededor del mundo.

Sus palabras antes de morir

Hasta el día de su muerte, Kristyna fue una mujer muy optimista. Antes de morir, expresó las siguientes palabras: “No dejaré que los comentarios negativos me afecten. Muchos piensan que lo que estoy haciendo está mal, incluso me han dicho que debo visitar a un psicólogo. Pero en realidad estoy muy feliz con lo que hago y me siento cómoda con mi cuerpo”.

Luego añadió: “Seguiré realizándome operaciones en cada parte de mi cuerpo hasta llegar al límite. No me importan las consecuencias. Quiero llevar mi cuerpo a otro nivel y no me rendiré hasta alcanzar mis sueños”. Lo que ella jamás se imaginaba que entre las consecuencias que sufriría estaría la muerte. Ya no hay nada que se pueda hacer por ella.

Vea también: Este es mi novio dos semanas antes de col- garse. Nunca vamos a entender por qué, pero si…

Este caso es un claro ejemplo que debemos aceptarnos tal y como somos. Nuestra apariencia física no es lo más importante, sino lo que somos por dentro. Además, debemos reconocer que somos seres humanos y todos tenemos defectos. Si para solucionar aquellos defectos se pone en riesgo nuestra vida, lo mejor es aprender a vivir con ellos. Alerta a todas tus amigas de las terribles consecuencias de las cirugías plásticas compartiendo con ellas este artículo.

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”