Su familia la entregó a un monstruo que la quería devorar viva. Esto fue todo lo que le hiso en 1 día

Esta es la historia de Aisha Mohammadzai, una mujer muy valiente que ha logrado superar muchas dificultades. Cuando todavía era muy niña, perdió a su madre.

Poco después, a la edad de 12 años su padre la obligó a casarse para pagar una deuda familiar. Y es que, en Afganistán, donde vive ella, las mujeres son tratadas como simples objetos.

Desde muy pequeña, su vida fue un verdadero infierno. Luego de casarse, su esposo la abusaba no solo físicamente, también psicológicamente. Él era un verdadero monstruo que se aprovechaba de su juventud. Además, la sometía a un trato inhumano, algo verdaderamente terrible.

Con cada año que pasaba, el sufrimiento se hacía todavía mayor. Luego de 4 años de inagotable tortura, Aisha decidió huir. Lo que nunca se imaginó es que algo peor le esperaba más adelante y su tortura apenas empezaba.

Comienza su pesadilla

En un principio, su escape fue exitoso, pues se había alejado del monstruo que tenía como esposo. Pero luego las autoridades la encontraron y la llevaron a la prisión. ¿Cuál crimen cometió? Escapar de sus propia cada. Después de pasar 5 meses en prisión, el juez le ordeno regresar a vivir a su casa junto con su marido. Pero desde su punto de vista, este castigo era todavía peor que el primero.

Como era de esperarse, su esposo estaba muy furioso con ella por intentar escaparse de su casa. Por tal razón, decidió vengarse y maltratarla todavía más. Esta vez la ató a un árbol en la montaña y junto con sus amigos le cortó las orejas y la nariz. ¿No te parece que este es el comportamiento de un auténtico monstruo suelto?

Este hombre se sentía con la libertad de castigar a su esposa simplemente por no obedecerlo. Pero lo que más le molestaba era que había intentado escapar del abuso que él y su familia le provocaban. Este era el absurdo pensamiento que venía a la mente de este monstruo andante.

Lamentablemente, en la sociedad en la que vivía Aisha esto no alarmaba a la sociedad. Por el contrario, los vecinos y amigos afirmaban que ella “se merecía ese castigo”. Y es que, en Afganistán, las mujeres son consideradas como una propiedad del hombre. A ellas no se les da libertad para opinar y tomar sus propias decisiones.

La alejan de aquel monstruo

Luego de recibir aquel trato inhumano, su esposo la abandonó en medio de la nada. Como había perdido mucha sangre, Aisha terminó desmayándose. Por fortuna, antes de desmayarse, pudo arrastrarse hasta la cercanía de una casa. Allí, otra mujer la encontró y, arriesgando su propia vida, le tendió una mano y la llevó a un campo de refugiados que pertenece a los Estados Unidos.

En el campo de refugiados, lejos del monstruo que tenía como marido, recibió la atención medica necesaria. Tuvieron que pasar 10 meses para poder recuperarse en su totalidad. Mas tarde, su historia fue publicada por varios diarios de Estados Unidos. Esta conmovió a un grupo de estadounidenses que le ayudaron a hacerse una cirugía reconstructiva en el rostro. Así, podría poco a poco ir recuperando el aspecto físico que antes tenía.

Su historia traspasó barreras. Un reportero de la revista Time quedó sorprendido al saber lo que había vivido. Por eso, para el año 2010, Aisha fue fotografiada para aparecer en la portada de esta revista. Esto fue una gran ayuda para que muchas otras personas conocieran su historia. Además, sirvió para alarmar a las autoridades sobre el abuso que sufren las mujeres en el medio oriente.

Aisha ya tiene 6 años en los Estados Unidos. Desde su llegada, ha recibido mucha ayuda de parte de cientos de organizaciones. También ha recibido ayuda médica para borrar todas las marcas físicas y mentales que aquel monstruo le causó. Asimismo, se le ha proporcionado una educación de calidad para que pueda superarse.

Sale adelante

En un principio, no fue nada fácil para esta mujer enfrentarse a su situación. Debieron instalarle una bolsa debajo de la piel de la frente. Esta estimularía el tejido para que empezara a crecerle la piel de nuevo. Con esta piel sobrante, se reconstruyó su nariz.

.

Aisha sufrió muchos trastornos, tanto físicos como psicológicos. Sin embargo, ha recibido la ayuda que necesita y ha sido acogida por una nueva familia muy amorosa. Hoy Aisha es una mujer fuerte y segura de sí misma.

Ella ha dejado a tras su pasado y se concentra en el futuro que tiene por delante. Ella ha expresado su deseo de ser policía para defender a las mujeres de cualquier monstruo que las maltrate.

.

.

Después de todo, la historia de Aisha tiene un final feliz. Cada día le agradece a la vida que le haya dado una segunda oportunidad. Lamentablemente, el caso de Aisha es solo uno de los muchos que ocurren al otro lado del mundo.

Tristemente, la lucha contra la violencia de genero no ha sido tan efectiva en ciertos lugares del mundo.

Vea también: Cuando un padre trata a sus hijos pequeños de esta forma le está destruyendo su autoestima

Nunca dejemos de luchar por la sociedad que queremos. Aportemos nuestro grano de arena para construir el mundo que deseamos, donde hombres y mujeres sean tratados con la misma dignidad y respeto. Aisha quiere que su historia llegue al último rincón del mundo para hacer conciencia de este problema. Ayúdala compartiendo su historia en tus redes sociales con todos tus amigos.

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”