Este es mi novio dos semanas antes de col- garse. Nunca vamos a entender por qué, pero si…

La depresión es uno de los graves problemas que afecta a la humanidad en todas partes del mundo. según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 1 millón de personas se suicida cada año por causa de la depresión.

Esto es una prueba clara de que la depresión es un problema serio al que debemos enfrentar. Lo malo con la depresión es que es prácticamente imposible de detectar. Quienes están deprimido, pueden estar sonriéndonos, aunque por dentro están devastados.

Por ello, saber cuándo alguien está deprimido es muy difícil. De ahí que los expertos recomienden a las personas a hablar del tema libremente para poder ayudar a quienes se encuentran deprimidos.

El día de hoy te queremos traer varias historias que demuestran que la depresión no tiene cara. En ella podrás ver como quienes parecen estar disfrutando de la vida, en realidad luchaban contra sentimientos depresivos. Presta atención a las siguientes historias para que puedan aprender la lección.

Lo que realmente importa

“’No te ves deprimida’ me dijo el doctor. Aun me acuerdo haber escuchado estas palabras luego de contarle al doctor que tenía pensamientos suicidas. Recuerdo lo confundida y tonta que me sentía en ese momento. Esas palabras casi me costaron la vida. En las 2 fotografías de abajo tengo el mismo pensamiento suicida. Debemos dejar de juzgar cómo debería verse alguien que se encuentra deprimido”.

Vocalista de Linkin Park

El vocalista de la banda de rock americano Linkin Park, Chester Bennington, se quitó la vida en Julio de 2017. Luego de la tragedia, su esposa subió la siguiente fotografía, donde se ve al cantante sonriente junto a su familia.

“Esto fue hace 4 días, antes de que mi esposo se suicidara. La depresión y los pensamientos suicidas estaban ahí, aunque no se puedan ver” dijo su esposa Talinda Bennington.

Niña trata de suicidarse

Esto fue lo que dijo Rayna, una madre cuya hija trató de suicidarse: “Esta es mi hija. Esta foto la tomamos una noche antes de que tuviéramos que llevarla al hospital a punto de morir. Por fortuna, continúa con vida y sigue aprendiendo a vivir con su enfermedad. Ella solo tenía 8 años cuando la fotografía fue tomada”.

Adolescente con depresión

“Tomé esta fotografía 7 horas antes de tratar de suicidarme por tercera vez. La foto la tomé en la mañana, salí a caminar, me reí, comí mucho y tuve un maravilloso día. Pero en la noche me di una sobredosis a propósito y terminé una semana en el hospital. Debemos reconocer que las señales y los pensamientos sobre el suicidio no siempre son lo que esperaríamos”.

Su novio se suicida

Agnieszka Ostrowska hace la historia de cómo su novio se suicidó. Absolutamente nadie lo sospechaba. No se ve que tuviera pensamientos suicidas en esta foto tomada antes de que lo hiciera. Ella dice: “Este es mi novio 2 semanas antes de que se colgara. Nunca vamos a entender por qué lo hizo”.

Joven con depresión

Tasha Bernstein habla sobre el momento en el que su hijo de 17 años se quitó la vida. Ella cuenta: “Este es mi hijo justo antes de que fuera a la computadora a buscar métodos efectivos para ahorcarse. Solo 2 días después terminó haciéndolo”.

La depresión la atacó

Esto escribió Zoe sobre su depresión: “Así se ve la depresión. Yo traté de ahorcarme arriba en el desván, pero una tabla se rompió y me pudieron salvar. A diario lucho contra pensamientos oscuros. Tengo un esposo al que amo y una familia maravillosa. Sin embargo, no puedo entender por qué me siento así. Cada día lucho y trato de encontrar algo que me devuelva las esperanzas”.

Madre deprimida

“Sí, es posible caer en la depresión aun cuando tienes hijos. A veces escucho comentarios diciendo que, si tengo una hija, no tengo razón para deprimirme. Estos comentarios solo me hacen sentir peor. La depresión me cohíbe de ser la persona que quiero ser”.

Dos caras, un sentimiento

Esta foto explica muy bien lo que la depresión es. En ella se puede ver a la misma persona, con dos caras muy distintas, pero los mismos sentimientos en el fondo. “Puedo tener el mejor día del mundo, pero aún sigo sintiéndome mal. En los días que parece que estoy mejor, es cuando peor me siento. Esta enfermedad no tiene una apariencia en especial.

Vea también: Murió en la guerra en Afganistán, cuando su mujer reviso su laptop encontró el archivo oculto de ella

Todas estas fotografías demuestras que, aunque parezcamos muy felices, podemos sentirnos muy mal por dentro. Esto es una clara prueba que la apariencia no demuestra en lo absoluto cómo se siente una persona. Si te sientes mal, no dudes en hablar con un amigo y, si es a ti que te cuentan algo parecido, tómatelo muy enserio. Si es necesario, pide ayuda. Comparte esta información con todos tus amigos para que se mantengan alerta.

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”