Casi todas las personas lo hacen: Millones están dañando su visión inconscientemente

Una persona de unos 40 años tenía un mal hábito: miraba su teléfono en la oscuridad por 30 minutos cada noche. Varias semanas después, consultó a su oftalmólogo, porque sentía molestias en los ojos.

Entonces, su doctor dijo que tenía una seria irritación y el cuerpo vítreo estaba dañado. Mas adelante le diagnosticaron cáncer de ojo. Este tipo de cáncer es poco frecuente, y sus síntomas pueden ser visión borrosa, luces centellantes y manchas negras en el campo visual.

Efectos de los rayos UVA UVB

Una de las causas de los tumores en los ojos puede ser la exposición prolongada a los rayos UV. Pero no solo la luz ultravioleta daña nuestros ojos. La luz azul también puede penetrar en el conducto de la retina y provocarle daño. Cuando se expone demasiado a cualquiera de estas luces, el ojo puede sufrir graves lesiones. Como consecuencias, podemos desarrollar conjuntivitis o daños permanentes en la retina. También se aumentará el riesgo de padecer de cáncer ocular.

En la actualidad, las bombillas tradicionales están siendo reemplazadas rápidamente por las luces LED, Xenon y bombilla de bajo consumo. Todas estas producen luz azul, a la que estamos en constante exposición. Smartphone, computadoras, pantallas de TV y otros dispositivos también producen luz azul. Dicha luz tiene una longitud de onda mucho más corta que la luz UV, por lo que es más peligrosa todavía.

Esto quiere decir que la irradiación de luz que recibimos cuando duramos 1 hora afuera con el cielo nublado es 30 veces mayor que cuando miramos la pantalla del televisor por 1 hora en un espacio cerrado. Todavía no se ha comprobado el daño exacto que provocan las pantallas a los ojos. Lo que sí se sabe es que, frente a las pantallas, se parpadea menos, por lo que los ojos se resecan e irritan. Algo que podemos hacer para que los ojos se relajes, es mirar a lo lejos de vez en cuando. Esto, además de relajarte, reducirá el riesgo de padecer miopía.

¿Cómo proteger los ojos?

Sin embargo, aunque la luz ultravioleta y la luz azul pueden causar daños, también es peligroso evitarlas por completo. Ambas luces estimulan la producción de serotonina en el cerebro, hormona que nos relaja y nos da felicidad. La luz también equilibra el patrón hormonal y del sueño. La misma es necesaria para hacernos sentir alerta, llenos de energía y productivos. Además, la luz azul es esencial para combatir la depresión y los trastornos de sueño.

Una opción es comprar lentes que tengan cristales con filtro de luz azul. Estas puedes ponértelas para usar tus dispositivos o usarlas en interiores. Asimismo, podemos usar fuentes de luz branca cálida (temperatura de color sobre 3000 K). Dichas medidas son muy útiles para quienes se exponen por mucho tiempo a la luz azul.

En caso de encontrarte al aire libre, debes proteger tus ojos utilizando gafas de sol. Cuando compres gafas de sol, trata de comprarlas marca FCC. Estas son unas gafas muy buenas para los efectos del sol. De esta manera, te asegurarás de estar comprando un artículo que verdaderamente protegerá tus ojos.

Vea también: Despertó con terribles dolores y moretones en sus piernas. Lo que hizo el día anterior fue fatal

En conclusión, podemos decir que ni la luz ultravioleta ni la luz azul son peligrosas en sí mismas. Lo peligroso es el tiempo que nos exponemos a ella. Si pones en práctica las sugerencias que hemos compartido contigo, no tendrás razones para preocuparte. En caso de notar algunos de los síntomas antes mencionados, consulte a su médico. Si crees que esta información podría ser útil para alguien más, compártela en tus redes sociales.

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”