Caminó horas para ir a podar el césped. Pero nunca imaginó lo que le esperaba al llegar

La vida siempre tiene altibajos para los que todos debemos estar preparados. Especialmente las posesiones materiales, hoy las tenemos, mañana no sabemos. Por eso, es bueno mantener los pies sobre la tierra y saber que no siempre estaremos bien.

Quizás hoy tenemos una posición estable, pero mañana nuestras circunstancias pueden cambiar. Además, todos sabemos muy bien que ganarnos el sustento diario no es nada fácil.

Sobretodo en estos últimos días, es muy difícil conseguir el pan de cada día. Esto se dificulta todavía más cuando lo hacemos de manera honrada. Y es que el sistema económico nos oprime de tal forma que termina dejándonos sin nada.

Por eso, muchos trabajan y trabaja y no logran conseguir lo que quieren. Con el paso del tiempo, todo va subiendo de precio, por lo que cada vez tienen que ahorrar más para comprar eso que tanto les gusta. Al final, las personas terminan con muchos líos económicos solo para comprar lo que necesitan. Y esto es cierto para muchísimas personas en todo el mundo.

Caminaba para cortar su césped

Algo parecido era lo que le estaba sucediendo a un señor llamado John Joyce. El señor Joyce es un anciano de unos 83 años de edad. Aun así, todavía se siente con mucha fuerza para seguir trabajando y conseguir el sustento de su familia. Él vive en Florida, Estados Unidos, donde se ganaba el pan contando césped y haciendo la jardinería.

Él trabajaba en la casa de la familia Norton, a quienes les cortaba el césped y le arreglaba el jardín. Puesto que su casa estaba lejos de la casa de los Norton, utilizaba su vieja camioneta para transportarse hasta allá. Sin embargo, un día su antiguo medio de transporte se averió muy mal. Cuando investigó lo que le había sucedido, se dio cuenta que la reparación le saldría muy cara.

Como era de esperarse, este pobre anciano no contaba con los recursos suficientes para pagar lo requerido para arreglar su vehículo. Por eso, se vio obligado a caminar durante muchas horas todos los días para llegar hasta su trabajo. Además de eso, luego de la caminata, debía cortar el césped, un trabajo que requiere que esté de pie. Por si fuera poco, para cuidar del jardín, se veía obligado a pasar largo tiempo bajo el sol.

Todo esto era algo que los Norton había notado. Ellos sabían que este era el único medio de vivir que tenía el anciano. Sabían que cortar césped el único medio de cubrir los gastos de su familia. Sin embargo, no se quisieron quedar de brazos cruzados. Ellos querían hacer algo para ayudar al anciano a realizar su trabajo de forma más cómoda.

Le dan una gran sorpresa

Fue entonces cuando pensaron que debían ayudarlo a conseguir un medio de transporte. De esa manera, podría llegar a cortar su césped y se agotaría menos por la larga caminata que estaba realizando. Entonces, a los Norton se les ocurrió la idea de crear una página en GoFundMe. Su objetivo era recaudar los fondos necesarios para comprarle una nueva camioneta al anciano.

En tan solo 1 semana, los Norton pudieron conseguir el dinero necesario para comprar el vehículo. Entonces, fueron a la agencia de vehículo más cercana, adquirieron una buena camioneta y se prepararon para entregársela a su dueño. Cuando los Norton le dijeron a quién corta su césped que la camioneta era suya, el anciano no pudo contener las lágrimas.

Vea también: Cocino más de 1.000 platos de comida para los afectados del huracán, pero a nadie le importo

No cabe duda de que ahora John irá a trabajar mucho más cómodo que cuando debía caminar. Además, está muy agradecido por el lindo gesto de los Norton. Ahora podrá ir a cortar su césped en su nuevo vehículo y lo hará con más ánimo. Si crees que el mundo necesita más personas bondadosas como los Norton, comparte esta historia en tus redes sociales.

NO TE VAYAS SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”